Información sobre las cookies

Usamos cookies para recordar tus elecciones, mejorar la experiencia del usuario en nuestros sitios web y llevar una estadística de visitas. Puedes encontrar más información acerca del uso que hacemos de las cookies, incluyendo cómo desactivarlas, en nuestra política sobre cookies. Al utilizar nuestras páginas web, aceptas que podemos instalar estos tipos de cookies en tu dispositivo.

Pozos para la extracción de biogás

03
08
11
15
05
10
16
12
04
07
01
06
02
13
17
09

Los vertederos de residuos urbanos en las ciudades, generan diferentes gases al momento de su degradación en materia orgánica en condiciones anaerobias. Dichos gases pueden ser aprovechados para la generación de energía.

La degradación anaerobia es un proceso biológico a través del cual en ausencia de oxígeno, la materia orgánica por acción de un grupo de bacterias específicas se degrada en una serie de productos gaseosos llamados biogás.

¿Qué es el biogás?

El biogás es una mezcla de metano y dióxido de carbono producido por la fermentación de residuos orgánicos que se utiliza como combustible. La biometanización es, por tanto, el proceso de generación de biogás a través de la digestión anaerobia1 de la materia orgánica. Una de las zonas donde encontramos gran cantidad de biogás es en los vertederos de RSU. Las emisiones incontroladas en estas zonas generan malos olores, efectos negativos sobre la vegetación y edificaciones colindantes, incluso, explosiones.

Como sabemos, el metano es un agente potenciador del efecto invernadero del planeta, cuyas moléculas contribuyen 25 veces más que las de dióxido de carbono al efecto invernadero. Es por ello, que la construcción de pozos en RSU para la desgasificación de los vertederos es un paso importante en la mejora medioambiental y en el cumplimiento del Protocolo de Kioto, a través del cual se intenta reducir la emisión de gases, como el metano, causantes del calentamiento global.

De este modo, los vertederos son lugares que presentan importantes impactos ambientales, sociales y visuales y cuya desgasificación o explotación, a través de Pozos de RSU, no sólo paliaría estos problemas, sino que crearía una energía limpia y sostenible, respetuosa con el medioambiente y potenciadora de la economía.